Picking coffee at Santa Anita la Union

Agricultura

Después del huracán Stan éramos capaces de producir solo el 25% del total de nuestro contrato, sin embargo nuestros compradores nos apoyaron en ese tiempo difícil.

Pagina principal | Comunidad | Historia | Agricultura | Ecoturismo | Voluntarios | Contáctanos | Enlaces

En Santa Anita producimos café orgánico y plátanos.

Cada familia en la comunidad tiene 30 cuerdas (1 cuerda = 21 metros cuadrados) de parcelas de tierra productiva y es responsable de sus cultivos. Durante la cosecha, los miembros de la cooperativa procesan y distribuyen juntos el café. El pago que cada uno de los miembros recibe en el tiempo de la cosecha es directamente proporcional a la cantidad de café que cada uno da, menos el costo requerido para la exportación. Nuestros plátanos orgánicos se distribuyen en el mercado local durante todo el año. Cada miembro es responsable por su propia producción y ese dinero es de ayuda para los requerimientos básicos de cada día. Mientras que nosotros sólo cultivamos café una vez al año, los plátanos se reproducen continuamente y proveen una pequeña porción de dinero cuando no se puede producir café.

A quienes les vendemos: Santa Anita produce café orgánico legalmente certificado y se vende en el comercio justo. Mayormente le vendemos todo nuestro café a una cooperativa importadora llamada Cafés Cooperativados. ¿Por qué vendemos en el mercado de comercio justo? La forma convencional para la venta de café involucra una cadena larga de intermediarios o “coyotes”. En cada enlace de la cadena, parte del dinero se queda en los bolsillos de éstos, dejando a algunos de los cafetaleros con pocas ganancias. La idea básica del comercio justo es eliminar cuanto más sea posible a los coyotes, dejando una cadena más corta entre los compradores y los productores. En el 2007, una libra de café se vendió en el mercado local convencional por $0.80 centavos de dólar. En el mismo año, vendimos nuestro café en el mercado de comercio justo por $2.10 dólares cada libra – obviamente una enorme diferencia económica para nosotros. También, en el comercio justo hemos desarrollado enormes lasos con nuestros compradores. Después del huracán Stan éramos capaces de producir solo el 25% del total de nuestro contrato, sin embargo nuestros compradores nos apoyaron en ese tiempo difícil.

También tostamos nuestro café aquí en Santa Anita. Para hacer esto, se las compramos a los procesadores (quienes han quitado la forma pergamino de la semilla con un equipo especial) y ya que se encuentra en su forma “Oro” estamos listos para tostarlo, empaquetarlo y venderlo.

¿Cómo se procesa el café?


El café va de nuestras plantas a nuestras tazas en este proceso:

  • Recolectar el café: las “moras” (como le llamamos a la fruta del café cuando está en la planta) se colectan a mano durante octubre, noviembre y diciembre. Cada planta o arbusto de café debe ser recolectada una vez a la semana durante estos meces. Ya que no todas maduran al mismo tiempo. El café crece en cerros (algunos son muy fragosos) y es recolectado y depositado en sacos y/o canastas que pueden pesar mas de 50 kilos. Los trabajadores las cargan en sus espaldas desde los campos cafetaleros hasta el Beneficio. Una distancia que va desde cientos de yardas hasta varios kilómetros.
  • Despulpar, fermentar, clasificar: los sacos y/o las canastas de granos de café son pesados y vaciados en el proceso de piscinas del Beneficio Humido. A varios pies de profundidad y llenado con agua fresca, estas piscinas permiten que cualquier material sea removido de la fruta rápidamente. Después la fruta se despulpa. En este proceso, la suave superficie de la fruta es removida, dejando solo la “semilla” la cual tiene una concha muy dura alrededor. La semilla de café permanece sumergida en el agua un día o más, fermentándose un poco en el proceso. Una vez listas, las semillas son seleccionadas. Las de mejor calidad son las más pesadas y que se quedan en el fondo de la piscina; las de baja calidad son ligeras y flotan. La mejor calidad de semillas se separa para vender de exportación y las de menor calidad son las que venden localmente.
  • Secado: las semillas escogidas son depositadas en los sacos y llevadas al Beneficio Seco, donde se irán secando periódicamente usando una combinación de capas largas de papel, luz del sol y moverlas periódicamente, combinándolo con una secadora de madera caliente.
  • Venderlas como Pergamino – transportarlas como Oro: Una vez secadas y seleccionadas, las semillas de concha dura (pergamino) se venden a los procesadores quienes cuentan con un equipo que remueve la concha y prepara las semillas para ser tostadas. Estos procesadores en turno venden las semillas en su forma “Oro” y transportan el café a las cooperativas, recolectores o a los tostadores individuales.
  • Tueste: Típicamente, el café orgánico crecido en pequeñas fincas como Santa Anita, es vendido especialmente a pequeños tostadores de café como, Just Coffe o Deans Beans. Estos tostadores utilizan equipo especial y su experiencia para convertir el “oro” de Santa Anita en la más deliciosa mezcla de sabores preferida por los cafeteros.

Organic bananas growing at Santa Anita Drying coffee Carrying coffee beans out of the fields Coffee flowers
Bananos
Secando café
Cargando cafe del campo
Flores de café